Comercios palaciegos (I)

En el post anterior os presenté la Casa Ramón Casas, que alberga una tienda de la firma Massimo Dutti. Sin embargo, no es el único ejemplo de una casa o antiguo palacio destinado a un uso comercial de moda fast-fashion en la actualidad. Os traigo tres ejemplos muy diferentes entre ellos: diferente ciudad, diferente marca de ropa y rehabilitaciones mejor o peor acertadas.

Lisboa, Massimo Dutti

La tienda ocupa desde 2018 una antigua casa señorial neoclásica de finales del siglo XIX, ubicada en el número 193 de la Avenida Libertade de Lisboa, en el cruce con la calle R. Barata Salgueiro. El inmueble fue rehabilitado respetando el reglamento de conservación de edificios históricos portugués -ya que está declarado Monumento de Interés Público desde 2012-, dotándole de uso a un inmueble que llevaba tiempo inutilizado. La avenida está repleta de edificios históricos, la mayoría de ellos usados hoy por boutiques de lujo.

Se trata de un edificio de planta rectangular con una esquina achaflanada coronada por un torreón. Cuenta con cuatro pisos, el último de ellos a modo de buhardilla cubierta por tejas negras al estilo francés. Sus fachadas pétreas en origen no eran completamente blancas y sus cubiertas se coronaban por forjas que no han llegado a la actualidad, a excepción de los pináculos de las esquinas. Estos cambios fueron fruto de una intervención previa de la cual desconozco el año exacto, pero pueden observarse estos cambios al comparar las fotografías antiguas que adjunto en la fig. 17.

Una de las premisas de la reforma fue la intervención mínima, identificando y conservando en su estado original todos aquellos elementos protegidos: se recuperaron las molduras y pinturas originales de los techos u otros elementos como la escalera de madera con forjas vegetales. También se restauraron suelos como el de la planta baja. Todas las intervenciones son reversibles de manera que no dañan el bien, algo que deben cumplir todos los comercios ubicados en edificios históricos según en Plan General de Ordenación Urbana Portugués, que decreta el mantenimiento de estructuras prexistentes con el objetivo de conservarlas a largo plazo.

Su interiorismo fue diseñado por el arquitecto Lázaro Rosa Violán, cuyos decorados evocan una vivienda señorial típicamente lisboeta por sus pavimentos y revestimientos, las diferentes maderas, los alicatados, el mobiliario o la iluminación. Por otro lado, la iluminación fue encargada al estudio Anoche Iluminación Arquitectónica, que trató destacar las características particulares del inmueble, tanto en su fachada como en su interior. En cuanto al jardín, fue diseñado por el célebre paisajista Jesús Moraime.

Tres de sus plantas están destinadas al público para acoger moda, fragancias y una sección de sastrería. El edificio fue dotado con un ascensor exterior en forma de cubo de cristal, situado en el hueco existente con la parcela colindante. Cuenta también con una librería que alberga una colección de libros sobre moda y diseño -la mayoría de la editorial TASCHEN-, y numerosas obras de arte expuestas a lo largo de la tienda (pinturas, grabados, dibujos, esculturas…). Por otro lado, la tienda incorpora alta tecnología como probadores interactivos y sigue los principios de ecoeficiencia propios del Grupo Inditex.

En definitiva, Massimo Dutti logró un espacio en el que se conjugan arte, moda, diseño, arquitectura e historia, recuperando un edificio que se estaba deteriorando al llevar años en desuso. Si bien, como ocurre con todas estas intervenciones, el edificio queda descontextualizado. Si os interesa saber más acerca de la rehabilitación podéis echarle un vistazo al libro que publicó la firma en el siguiente enlace, si bien está escrito en portugués: https://issuu.com/paper_magazine/docs/thebookavenidaliberdade193 (Fecha de consulta: 10-II-2021).

Zara, Bilbao

En el número 23 de la Gran Vía de Bilbao, la principal arteria comercial de la ciudad, se ubica una tienda Zara dentro de un palacete construido en 1907 por José María Basterra para la familia Lezama Leguizamón. El edificio fue incautado durante la Guerra Civil, alojando en el tercer piso a la Agrupación de Mujeres Antifascistas (AMA). En ella se integraron mujeres de la Acción Nacionalista Vasca y de los sindicatos UGT y CNT, que cosían jerséis para los soldados. Tras la guerra, el palacio fue recuperado por la familia.

Poco después, en 1944, se puso a la venta y fue adquirido por la Caja de Ahorros y Monte de Piedad Municipal de Bilbao (BBK) para instalar su sede, siendo completamente reformado por Ricardo Bastida Bilbao y Adolfo Gil Lezama. Se inauguró en 1950 y afectó tanto a interiores como a exteriores, pues su arquitectura no era la adecuada para las funciones de una institución bancaria. Al mismo tiempo, se construyó un nuevo edificio anexo en la parte trasera en la antigua zona del jardín y de las cocheras. Recibió el mismo tratamiento ornamental exterior, consiguiendo una imagen unitaria. Tiempo después, en 1969, Celestino Martínez Diego ejecutó una intervención que derribó parte del interior del edificio con el fin de ampliar la BBK y, en 1978, Jorge Tersse Giani y Julián Colmenero realizaron otra reforma.

La planta baja también fue ocupada durante un tiempo por Iberdrola. Al trasladarse el BBK el inmueble fue puesto a la venta y la Comisión de Patrimonio aprobó en 2012 su reforma para albergar un centro comercial. Algunas multinacionales como Inditex o Apple se interesaron por su compra pero les frenó el hecho de que la entrada se encontraba elevada 1’5 metros por unos peldaños, dificultando la accesibilidad. Finalmente, fue adquirido en 2014 por la firma Mango por 40 millones de euros, ya que es una de las fincas más caras por metro cuadrado de Bilbao. Zara volvió a interesarse por el inmueble y acabó alquilando el edificio a su competidora en 2016. Realizó una reforma que duró dos años, inaugurándose la tienda en 2018.

Es un edificio entre medianeras, de planta rectangular y esquina achaflanada, dividido en cinco pisos y un sótano con una superficie total de casi 5.000 m2. Los dos últimos no son usados para la venta. La reforma estuvo a cargo del arquitecto Iñaki Aurrekoetxea Aurre. Entre las actuaciones estructurales, fueron eliminados los peldaños que frenaron la adquisición del edificio por parte de Inditex en un primer momento. La remodelación supuso la demolición del forjado y la construcción de uno nuevo a nivel de calle. Del mismo modo, se modificaron las ventanas exteriores de la planta baja rasgándolas hasta la acera para disponer escaparates y favorecer su observación, una actuación que no era necesaria. En consecuencia, el sótano tuvo que ser excavado para ganar altura y poder ser funcional, ya que la altura de su techo bajó. El resto de la fachada se respetó a excepción del panel de la BBK que daba la hora y marcaba la temperatura en la parte superior de la esquina achaflanada, que se retiró.

Se puede acceder al interior mediante cuatro vanos, que dan a una espacio con pilares de granito rojo y paredes pétreas. En este espacio se suprimieron las columnas intermedias del vestíbulo al aumentar en altura el techo, y hubo de esculpirse la base de las cuatro columnas que quedaron restantes, reforzando también su perímetro con una capa de hormigón. La actuación dotó mayor protagonismo a la escalera, que se amplió. Sin embargo, tuvo que añadirse un tramo de escaleras anterior, pues estaban concebidas para la altura inicial de la planta calle. Esta modificación choca visualmente.

En cuanto a los elementos decorativos, se restauraron los localizados en muros, vigas, techos, suelos, así como la escalera principal. Se puso un suelo nuevo en la planta baja a causa de la reforma acometida, pero tomó como modelo el original. Por otro lado, los suelos decorados de mármol y madera de la primera planta se conservaron. En la primera planta, existe una capilla con bóveda rebajada de la cual se restauraron los frescos y mosaicos, mientras que sus bancos y puertas de madera fueron modificados. Su paso está cerrado al público pero puede contemplarse desde la sala contigua. En cuanto al techo del atrio, cerrado por una vidriera, fue recompuesta su parte lateral cuya decoración es a base de motivos florales en grisalla. Por último, la chimenea y las luminarias se limpiaron y restauraron.

La tienda se distribuye a lo largo de tres pisos. La planta baja, de 95 metros de longitud, es la tienda Zara más larga del mundo. Cuenta con una buena iluminación natural gracias a las vidrieras originales y a la multitud de ventanas que hay a lo largo de sus dependencias. Coexisten diversos materiales: piedra, madera, acero inoxidable, metal negro o latón. En consonancia, el mobiliario es ligero para dar protagonismo a las vestimentas. La tecnología está muy presente, donde cabe destacar las pantallas ultraplanas o los terminales de autopago; así como la ecoeficiencia: consume un 20% menos de electricidad y un 40% menos de agua que las tiendas convencionales.

En definitiva, se trata de una intervención con puntos positivos y negativos. De la ampliación de Bastida de los años 40 sólo se conservan los muros exteriores, nada de su interior, incluido un patio de doble altura. Del palacio original sólo se conservan los elementos más relevantes. Han desaparecido despachos de la BBK y tabiques, ya que se quiso lograr un espacio lo más diáfano posible. Además, la planta baja no conserva su valor patrimonial íntegro, ha sido modificada por completo. Era necesario resolver la accesibilidad al edificio, pero existen otros métodos más respetuosos con el patrimonio. No obstante, la reforma fue aprobada por la Comisión de Patrimonio Municipal. Todos sus miembros votaron a favor a excepción de la representante del Colegio de Arquitectos, quien consideró que podía plantearse una solución que conservase mejor el edificio.

El tercer caso de un palacio reutilizado como tienda, tal vez el más curioso y complejo, lo he publicado en el post siguiente debido a la extensión. ¡Os espero allí! 🙂

BIBLIOGRAFÍA:

  • Hidalgo, M., Avenida Libertade 193, Massimo Dutti, Barcelona, 2018.

Revistas on-line:

Artículos en prensa periódica:

  • Ferrera. B., “La Nueva cara de Zara en Bilbao”, El Mundo, (Madrid, 18-V-2018).

Webgrafía

Publicado por saraisalvo

Mi nombre es Sarai Salvo y he creado este blog debido a que estoy estudiando el Máster en Gestión del Patrimonio Cultural en la Universidad de Zaragoza. Provengo del grado de Historia del Arte y he decidido especializarme en la materia, ya que la figura del gestor patrimonial me atrae especial interés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: